Soñar con Zapatos

Sueños | 09/07/2009 | 7.63 / 10 | comentarios

Su actitud crítica le granjeará muchos enemigos si no es más discreto al expresar sus opiniones.

Los zapatos nuevos, denotan mejoras en su vida. En todos las tradiciones y pueblos de la antigüedad el calzado era un símbolo de libertad, a la vez que constituía una demostración de autoridad, de dominio y una garantía de propiedad. Era por esto que los esclavos eran obligados a ir descalzos, y también de ahí procede la clásica pose del cazador posando su pie calzado sobre la pieza abatida.
Este simbolismo y no del simple hecho de meter el pie dentro del zapato es del que deriva el significado sexual de algunos suecos de este tipo, pues lo que en realidad se simboliza es el deseo o el derecho a la posesión de otra persona (tanto si el dueño del zapato es hombre como si es mujer), derecho o deseo que en el sueño se identifica con el zapato. Es el mismo simbolismo que subyace en el cuento de la Cenicienta, en el que el zapato es la personificación de su dueña, por lo cual sólo puede ser calzado por ella.
Pero, además, el zapato posee otro simbolismo: el de la marcha, pues no se puede andar mucho sin zapatos; y este significado tanto puede referirse al partir a lo lejos (con lo que es el símbolo del caminante) como el partir al otro mundo, motivo por el cual en muchos lugares se solía enterrar a los muertos con zapatos, para ayudarles en su partida al otro mundo.
De todos estos simbolismos se desprende que según el contexto del sueño los zapatos o cualquier otro tipo de calzado pueden significar el deseo de posesión de un terreno, finca, persona o cualquier otra cosa; una posible muerte o el deseo de emprender un viaje. Una ligera variación a la primera de estas interpretaciones la introducen las botas, que añaden un toque de dominio físico, de brutalidad; cuando el sueño es erótico le proporciona matices de sadomasoquismo.
Y para finalizar con el tema veamos algunos otros ejemplos: soñarnos con los zapatos puestos, sucios y manchados indica sentimientos de culpabilidad; si nos vemos andando sin zapatos, equivale al peligro de vernos sometidos a los demás, a que las circunstancias nos obliguen a aceptar condiciones de trabajo, sumisión o de lealtad que no son las que nosotros desearíamos, o también en algunos casos, sentimientos de inferioridad Soñarnos sin zapatos pero sin andar, revela el temor a la pobreza (o la presagia); por el contrario, soñarnos bien alzados equivale a sentirnos libres y dueños de nosotros mismos, y como más cómodos sean los zapatos, mayor será nuestra libertad de acción.
También es frecuente soñarnos con unos zapatos infantiles totalmente impropios de nuestra edad; en este coso el sueño revela nuestra inmadurez, nuestra fijación a la infancia, el deseo de seguir bajo la tutela y protección paternas. Este sueño sólo será positivo cuando en el mismo se termine por tirar, destruir o quemar los zapatos, lo que contiene el aviso o la orden de volver a la realidad y asumir todas las obligaciones y responsabilidades de la vida, en lugar de rehuirlas.
También el aspecto y demás características secundarias del zapato nos proporcionarán aclaraciones adicionales al sueño; así, si el zapato nos aprieta, es que todavía no sabemos como desenvolvernos con la libertad o la autoridad que una nueva situación nos depara (o deparará) y, por ello, nos sentimos incómodos Si soñamos que se nos rompe un zapato, presagia pérdida de libertad o de autoridad: y así con todo lo que nos suceda con el calzado.



Llevar un par de zapatos demasiado chicos, sucios, usados: problemas, trastornos, contrariedades de todo tipo, angustia y mala suerte, problemas financieros.
Caminar sobre el lodo con zapatos: pérdida de dinero, abuso de relaciones perjudiciales, momentos difíciles, enfermedad, pobreza.
Sacárselos, perderlos: separación, ruptura, tristeza y penas.
Zapatos nuevos y de calidad: se materializarán nuevos proyectos que le asegurarán una situación confortable; cambio de vida, prosperidad y riqueza.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?