Soñar con Vientre

Sueños | 09/07/2009 | 7.26 / 10 | comentarios

En la visión onírica el vientre significa: todo lo que uno tiene de fortuna y de secretos; las condiciones de la mujer con que cohabita; la cárcel, la tumba, el secreto, salud y enfermedad, el amigo, un depósito, la fortaleza moral y religiosa.

Quien sueña con su vientre abierto pierde sus menesteres diarios; puede también exponerse a los ojos de sus detractores y revelársele sus secretos, perdiendo a la esposa y el feto si ella estuviera encinta. El que pierde en el sueño su vientre, se le morirá un amigo o el depositario de su dinero; asimismo puede significar renunciamiento a los placeres de la vida, volviéndose asceta, probo en el comer y en el beber.
Otros intérpretes árabes decían:
Ver salir fuego del vientre es signo de arrepentimiento por haber usurpado bienes de huérfanos. Arrastrarse sobre el vientre es señal de indigestión y de necesidad de la ayuda de los demás; a la vez es símbolo de lazo de parentesco, signo de conocimiento de ciencias ocultas. El vientre abultado es señal de fortaleza moral, ciencia y superioridad; mas un vientre pequeño es un presagio de pobreza. También el vientre visto en el sueño se puede interpretar por ocultamiento de intenciones tanto en la política cuanto en la religión. Simboliza a su vez: una nave, la casa de uno, su hacienda, sus hijos, su servidumbre sus entrañas, su dinero y hasta su propia vida. Cuando el vientre es simbolizado por una nave, la cabeza del hombre es su fondo, su garganta es el velamen, sus costillas son el armazón. De consiguiente, todo mal del vientre que se ve en el sueño, deberá atribuirse a aquel que posee una nave. Para el comerciante el estado de su vientre es el de su negocio. Vientre hinchado: símbolo de usura.
Lugar de transformaciones, se ha comparado al vientre con el laboratorio del alquimista, pero en el terreno de los sueños lo que con mayor frecuencia simbolizan los sueños de vientre es sólo el bajo vientre, símbolo de la madre y del deseo o la necesidad de ternura y protección; lo que cuando se exagera puede significar una actitud regresiva, un retorno al útero materno, una falta de madurez espiritual y afectiva.
Pero cuando el vientre soñado es el propio, hay que tener en cuenta que por debajo del diafragma sólo se halla el vientre insaciable, el punto de origen de todos los deseos instintivos que moran en nosotros; que el vientre será así sinónimo de gula, sexo y afán de posesión. Y todo esto que a veces puede parecer riqueza, en realidad no es más que pobreza, pues es una limitación, una amputación de la parte superior de nuestra personalidad.
Saludable, grueso, fuerte: éxito financiero y material. Desahogo en el hogar. Placeres y alegría de vivir.
Flaco, enfermo, deforme: pobreza, miseria, desesperación.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?