Soñar con Tierra

Sueños | 09/07/2009 | 7.51 / 10 | comentarios

La tierra fresca alrededor de las flores indica un entorno saludable y una vida larga.

Si su ropa está manchada de tierra, correrá el riesgo de contraer una enfermedad infecciosa. La tierra tiene varios y múltiples sentidos oníricos, pues para los intérpretes árabes, la tierra constituye uno de los principales elementos de la vida. Por eso dieron mucha importancia a los sueños que se realizan en una determinada tierra o lugar en la tierra. Por ejemplo:
Cuando un hombre sueña hallarse en el lugar donde se realiza el juicio final, esta visión se traduce que ese hombre es muy reservado e incapaz de revelar los secretos; por un pobre que alcanzará fortuna, por una protección segura contra un enemigo; cumplimiento de la palabra empeñada.
Otros traducen la tierra por buena esposa, pura y bella, alta jerarquía, posición ventajosa, pero de poca duración, arrepentimiento, corrección de la conducta.
Tierra de labranza: Su cultivo, su siembra, su fertilidad, sus productos, sus herramientas, su cosecha, su siega, su planicie o lugares altos, o todo lo opuesto a lo que hemos referido, es decir si hemos visto que esta tierra está sin labrar, sin riego, sin siembra, sin producto, su interpretación se deberá tomar en su sentido exacto y directo. Así que la fertilidad de una tierra vista en el sueño es signo de mucho bien; su esterilidad es un mal y una desgracia
Tierra cálida: En el sueño significa viajes para los comerciantes, los ambulantes, las caravanas y los arrieros. Verla sin obstáculos, llana y accesible, presagia grandes ganancias, ausencia de peligros, el logro de los propósitos con rapidez.
Tierra desconocida: Andar en ella representa a la madre, al padre, los esposos, el socio leal, la herencia, bienes raíces, muebles. Entre las otras interpretaciones arábigas comprobadas a través de muchos siglos, se citan los siguientes casos: una mujer calumniadora y delatora; especulaciones filosóficas, científicas y sofísticas. Ver tierra abierta es signo de pronta aparición de las calamidades, del reino del vicio y del mal; pudiendo, asimismo, significar, fertilidad de la tierra. Ver estirarse una tierra fuera de costumbre, es una señal de que un prisionero se salvará o que una mujer dará a luz. Adquirir una tierra pelada es un casamiento con una mujer pobre. Simboliza también la tierra: la Autoridad, la Vida y la Muerte. Comprar una parcela de tierra, puede resultar: el matrimonio de un soltero, nacimiento de un hijo, asociarse con un socio, recibir dinero en depósito, confiar a alguien un secreto, recibir una herencia, arrendar o comprar una casa, una acémila. Mas si el que sueña está enfermo se mejorará y proseguirá con mayor provecho su trabajo. La tierra llana y de aspecto hermoso, es un indicio de que todo lo que en ella se hace dará buen resultado y será útil y viceversa.
Oír hablar a la tierra cosas incoherentes es señal de miseria, murmuración y de grandes daños morales. Sentir temblar la tierra es el nacimiento de un varón; hundirse la tierra es signo de bobería y de presunción; doblarse la tierra bajo los pies, el que sueña sufrirá la pérdida de su cargo; es signo a la vez, de divorcio, o pesadumbre por falta de trabajo. Comer tierra es obtener beneficios del producto de esa tierra; puede también indicar que el que sueña tendrá que vender sus bienes raíces para sostenerse. Verse tragado por la tierra es síntoma de pundonor, a la vez se traduce por viajes o prisión. Sentarse sobre la tierra es dominarla y elevarse muy alto. Golpear la tierra con un bastón es un viaje en cierne por asuntos comerciales. Ver zanjas, piedras, obstruir la tierra, presagia dificultad en el embarazo, cambio de oficio, fortuna lograda sin trabajo lícito. Convertirse en tierra en el sueño, es conquistar altos conceptos en la opinión de la gente; o consagrarse a los ejercicios espirituales y a refrenar sus instintos y caprichos. Probar un puñado de tierra es disfrutar de sus productos: puede también interpretarse por venta de los muebles, las monturas para sufragar gastos de urgencia. Salir de una tierra yerma a otra fértil, es dejar de ser incrédulo; salir de tierra fértil y entrar en un erial, es volverse ateo y escéptico. Resbalarse sobre la tierra o limpiarse las manos del polvo de la tierra, es signo de pobreza y de muerte, si el que sueña se encuentra enfermo. Soñar que se perdía en una tierra anchurosa y llana, es un viaje en pos de la vida material, en cuyo trayecto el que sueña morirá. Verse tragado por la tierra es un castigo de los malvados, un largo viaje, mucho miedo. Ver y sentir temblar y agrietarse la tierra en el sueño, presagia calamidades que provendrán de un mal gobernante; calor intenso y sofocante, frío polar, miseria, pánicos.
Soñar que la tierra se ha abierto, saliendo de su seno una bestia que habla a la gente, se traduciría por un signo que le maravilla al que sueña, pudiendo a la vez causarle la muerte física, o manifestarse en un gran milagro como advertencia a la gente. Si surge un hombre joven, será una enemistad entre los deudos del que sueña; si un anciano será una señal feliz de prosperidad; si un león, señalará que pronto aparecerá un gobernante tirano; si es una serpiente será una tortura para esa región.
Si se oye hablar a la tierra en tono benévolo, presagiará mucho bien.
La tierra, posee un simbolismo maternal y fecundo, la tierra es próxima, apacible y familiar.
La imagen de ésta es de la madre amantísima que nos sostiene y alimenta y que sólo puede sernos negativa en sus limites extremos, cuando se ve sacudida por los otros tres elementos de la creación: Fuego, Aire y Agua. Es por ello que los sueños en los que interviene la tierra casi siempre son positivos y fecundos y su interpretación es fácil y directa.
Así, por ejemplo, soñar con una tierra rica, verde y soleada siempre es un augurio de riqueza, paz y equilibrio, tanto físico como psíquico; ararla es preparar la riqueza futura, y cosecharla, la riqueza inmediata.x Así, por ejemplo, soñar con una tierra rica, verde y soleada siempre es un augurio de riqueza, paz y equilibrio, tanto físico como psíquico; ararla es preparar la riqueza futura, y cosecharla, la riqueza inmediata. No poder trabajarla revela que hemos agotado nuestras reservas y capacidades físicas o espirituales; soñarnos tendidos boca abajo sobre la tierra revela el ansia de posesión, ya sea de riquezas o de un ser querido y deseado; hallarnos como perdidos en una gran extensión de tierra en la que nos sentimos empequeñecer progresivamente revela el peligro de la desintegración de nuestra personalidad, quizá por un exceso de soledad, comer tierra simboliza el sacrificio a la vulgaridad de la vida para alcanzar lo que en ella existe de valioso y eterno.
Cultivado: promesa de utilidades financieras. Próxima mejora en sus condiciones de vida. Alegría y felicidad.
Terreno baldío: fracaso. Su porvenir se presenta bajo auspicios poco favorables. Encontrará numerosas dificultades.
Estar cubierto de tierra; será humillado y burlado. Apremios de dinero. Penas amorosas.
Terracota: relaciones afectivas frágiles. Se aproxima una decepción que lo perturbará profundamente.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?