Soñar con Terremoto

Sueños | 09/07/2009 | 7.17 / 10 | comentarios

Fracaso en los negocios y posibilidad de guerra entre naciones.

El terremoto onírico se interpreta por temor o recelo que se siente por un acto despótico de un gobernante. Siempre presagia peligro, desgracia, enfado, enfermedades, tiranía de parte de las autoridades, peste, chismes, noticias desagradables, muerte o viaje peligroso por mares. El terremoto que se siente en un lugar árido es la fertilidad de dicho lugar; puede también traducirse por divergencia matrimonial. Si en el sueño se ve derrumbarse casas, la visión anuncia la necesidad de manos obreras para la realización de obras de grandes proyecciones. En el mes de Mayo el temblor onírico presagia contiendas y riñas; en Junio, anuncia la muerte de gente malhechora; en Julio anuncia la muerte de un gran personaje; en Agosto:
invasión o la presencia de un tirano; en Septiembre: el arribo de un forastero que causará daños; en Octubre es enfermedad, la salvación de las mujeres encinta; en Noviembre: mal presagio para éstas últimas; en Diciembre: seguridad, pestes; en Enero: mortandad entre la juventud; en Febrero: hambre y miseria; también mal augurio para las mujeres embarazadas.
Simbólicamente, el terremoto participa del sentido general a todas las catástrofes: el de mutación brusca de la vida, que tanto puede ser para bien como para mal.
El sueño siempre revela una verdadera conmoción del ser y la conciencia cuyos efectos pueden ser realmente destructores o, por el contrario, revelar el inicio de una transformación claramente positiva y regeneradora de la personalidad, motivo por el cual se trata de un sueño relativamente frecuente cuando se inicia un tratamiento psicoterapéutico y en los procesos de transformación del pensamiento religioso o ideológico.
Sólo la situación actual del soñador indicará si se trata de alguno de estos casos positivos, o si es el presagio de acontecimientos inesperados v negativos, o si puede ser conveniente visitar al psicoanalista como medida cautelar.
Cambio repentino de situación. Sucesos sorpresivos y crueles trastornarán la vida de quien sueña o de la persona que se sueña. Las circunstancias serán más dolorosas si los desastres ocasionados por el sismo son de importancia, como: derrumbe de los edificios, presencia del polvo provocado por la catástrofe, grietas en el suelo, personas heridas o sepultadas bajo los escombros.
Un sueño en el que aparecen características similares a las que se viven durante un terremoto, será premonición de un grave accidente, de una enfermedad penosa y prolongada, de un fallecimiento, de la desaparición de una persona amada, de la pérdida de su posición. Las consecuencias sobre la vida del que sueñe serán muy notables. Las posesiones, los bienes, los recursos financieros, los lazos afectivos, sufrirán daños importantes e irreversibles. Comienza un largo período de preocupaciones.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?