Soñar con Rosas

Sueños | 09/07/2009 | 7.57 / 10 | comentarios

Ver u oler indica inmensos placeres y éxito en todo, sobre todo en el amor.

Es posible que pronto se case felizmente. Las rosas marchitas denotan ausencia de amor. Anuncia una persona de buena alcurnia, un joven o el retorno de un ser querido ausente. Cosechar rosas es signo de muchos honores, estimación y jerarquía. Recoger una rosa blanca: besará la cara de una mujer virtuosa; mas si la rosa es roja será que esa mujer gusta del canto, del baile y de las reuniones festivas. Oler una rosa amarilla: el durmiente besará la cara de una mujer enferma. Ver muchas rosas: besos frecuentes y apasionados. Un botón de rosas sin abrirse es un feto. Rosa abierta: alegría, buen recuerdo.
Otros intérpretes dijeron que la rosa es una mujer voluble, comercio frágil, bienestar transitorio. Para el soltero un ramo de rosas señala su pronto casamiento. Agua de rosas predice inteligencia, vida social, trato afable. El enfermo que vea debajo de su cama o a su alrededor pétalos de rosas, morirá después de cuarenta días. La rosa anuncia: una carta, la llegada de un viajero, buenas noticias. Cortar un rosedal —una planta de rosa— predice aflicción y penas. Otros dicen que la rosa blanca es dinero menudo; la rosa roja: oro y belleza, vida suntuosa y prueba convincente
Pocas flores encierran tontos significados como la rosa, pues la plenitud de su corola simboliza la riqueza del alma, la constitución y distribución de sus pétalos, la suma perfección, y la delicadeza y variedad de sus colores, la infinitud de los sentimientos. Todo ello lo convierte en un símbolo de finalidad, de logro absoluto y de una perfección que en si misma entierra algo de sacrosanto, aún cuando sus espinas atestigüen cuan próximos se hallan el cielo y el calvario, el placer y el dolor.
Simbolismos más precisos se derivan de su color y del número de sus pétalos; el número en un plano místico y esotérico, y el color en un terreno más puramente humano. Así, Las rosas blancas simbolizan pureza e inocencia, lo que en sueños tanto puede significar el sutil pesar por la inocencia perdida como la esperanza de un matrimonio feliz; la roja simboliza el amor apasionado; la azul, el amor imposible, inalcanzable; la rosa de oro, la realización absoluta.
Por último, debemos mencionar que en muchachas jóvenes es frecuente soñar que contemplan y admiran las rosas, pero sin atreverse a cogerlas por temor a las espinas, lo que revela su instintivo temor a las relaciones sexuales.
Símbolo de sentimientos puros y nobles, de ternura y amor, de alegría en el corazón, de la vida íntima; las rosas vistas en sueño serían un indicio favorable para su vida.
Pimpollos de rosa: un nuevo y maravilloso amor.
Cogerlas, ofrecerlas; augurio de noviazgo o de boda.
Pincharse con las espinas: penas amorosas, disputas.
Rosas marchitas: decepción, disputas, separación.
Rosas blancas: pureza de sentimientos.
Rosas rojas: pasión ardiente.
Rosas amarillas: cielos.
Rosas rosadas: ternura y amor.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?