Soñar con Río

Sueños | 09/07/2009 | 7.13 / 10 | Comentarios

Un río de aguas apacibles y claras denota felicidad, placer y prosperidad en general. Si sus aguas son turbias o está agitadas, será víctima de los celos y habrá muchas discusiones. Es la señal de un hombre venerable. Entrar en un río significa compañía de gente de alta prosapia. No es un buen signo beber agua de un río. Saltar de las aguas de un río a la orilla: salvación de un peligro o de un enemigo. Entrar en un río de aguas turbias y beber aguas puras y claras, se traduce por bienestar, vida tranquila y feliz. Cruzar un río sin tropiezos, pese a sus olas y correntadas, es un buen augurio. Los perjuicios y daños que el río causa enel sueño, es una realidad en la vigilia. La llegada de agua clara de un río hasta una casa, es signo de riqueza y bienestar. Ver salir de su casa un río de agua limpia, siguiendo su curso hasta el pueblo, predice mucho beneficio público, año fértil. En sí el río simboliza Vida. Ver el río de un pueblo conocido en lugar distinto, predice cambio en la situación de las Provincias y Naciones; muertes y amenazas. El río, que nace en la montaña y desciende sinuoso a través de valles y llanuras hasta desembocar en el mar, simboliza nuestra existencia, y la variedad de sus espectáculos oníricos se corresponde con las peripecias de nuestro destino, al que simboliza. Así, a veces baja manso, fecundando las tierras que atraviesa, símbolo de riqueza y bienestar; otras, se desborda y arrasa furioso cuanto se atraviesa en su curso, presagiando la desgracia, el hambre y quizás hasta la muerte; a veces sus aguas son cristalinas símbolo de pureza y felicidad, o turbias y enlodadas, presagio de sentimientos impuros y causa de pesares. Pero también el fluir de sus aguas puede simbolizar el fluir de la vida y las generaciones, revelando entonces nuestros deseos de perpetuarnos, de prolongar nuestra vida ya sea a través de nuestros hijos de nuestras obras.
Por último, cuando el río fluye es que una corriente de energía y de sentimientos fluye también en nosotros, y a veces, cuando nos limitamos a contemplar el fluir de las aguas que se pierden en la lejanía, refleja que estamos dejando perder energías y dichos sentimientos sin aprovecharlos.
Presagio de cambio importante. Toda señal deberá ser interpretada: las orillas del río, sus aguas, la razón de la presencia del soñador, sus ocupaciones.
El análisis de estos parámetros definirá así el valor simbólico de la premonición considerada.
Aguas vivas, límpidas, claras: cumplimiento de sus proyectos, promesa de éxito y felicidad.
Aguas turbias, agitadas o fangosas: preocupaciones, trastornos, contrariedades, situación comprometida, decepción en los negocios, pérdida de dinero, deudas; relaciones afectivas y amistades perturbadoras.
Un río que provoca inundaciones: mala suerte, ruina, quiebra, miseria.
Aguas violentas, que lo arrancan de la costa y lo arrastran: desamparo, soledad, desgracia.
Bañarse en un río tranquilo, calmado: suerte, prosperidad, éxito.
Alcanzar a nado la orilla opuesta: usted cambiará de orientación y dará a sus actividades una nueva dirección; suerte y éxito.
Remontar el río en contra de la corriente, a nado o en barco; deberá luchar antes de alcanzar el éxito.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?