Soñar con Puerta

Sueños | 09/07/2009 | 7.25 / 10 | comentarios

Atravesar una puerta anuncia difamación.

Cerrarla simboliza protección contra sus enemigos. Verla cerrada, la pérdida de buenas oportunidades. La puerta es el cuidador de la casa. En otro sentido esotérico es el Amo y Dueño de sus facultades razonadoras; la Verdad que invita a habitar su Paraíso. Los intérpretes caldeos dijeron que las puertas abiertas señalan progreso y bienestar. Si son nuevas se traducen por muchachas puras.
Cerrar una puerta de hierro es casamiento con una doncella; ver la puerta de su casa en estado deteriorado, para el que sueña es señal de cambio en su vida, más bien para mal que para bien; ver caerse, romperse o quemarse una puerta es un mal presagio para el que la cuida; mas si es una puerta apoyada sobre un muro, la desgracia es para los dueños de la casa. Ver una puerta pequeña puesta a la entrada de la casa, es un signo de disgusto para el dueño y una traición de la esposa. La puerta grande es señal de bienestar y de generosidad. El que no atina a dar con la puerta de su casa, es un hombre de muchas preocupaciones mundanales. Entrar por una puerta es una derrota si está en disputa con alguien. Ver puertas orientadas a la calle o a los caminos públicos, significa que todo lo que tiene pasará de sus manos a gente extraña; mas si son orientadas hacia el interior de la casa, sus bienes pasarán a sus deudos solamente. Ver las puertas de su casa ensancharse fuera de lo común, es signo que a su casa se entrará sin su permiso. La desaparición de la puerta de su lugar puede significar la muerte del dueño de casa o un cambio en su carácter o en las modalidades de los que habitan la casa. Salir por una puerta estrecha donde se hallaba en aprietos, es salvarse de grandes apuros, llegar a refugio seguro y disipación del temor. Quien ve dos puertas a su casa, no teniendo en realidad más que una, es señal de que su mujer le traiciona. Ver su puerta al revés es una desgracia que le vendrá de sus superiores, sino la ruina de su hogar. La aldaba es el portero, el secretario o el mensajero. Ver dos aldabas es sufrir deudas de dos personas. Ver quemarse las puertas es signo de muerte de la esposa, mal estado económico o grandes contrariedades. Las puertas de una ciudad se interpretan por un gobierno; mas la puerta de una casa es su dueño o sus habitantes. Entrar por puertas desconocidas es signo de triunfo sobre el enemigo; pueden traducirse por ciencias, viaje, futuras ganancias, allanamiento de todas las dificultades, mucho bien. En el último caso un mal mayor según el estado psicológico del que sueña. Salir por una puerta bien construida es síntoma de desvío hacia el mal; mas si la puerta está semideteriorada o estrecha, es una salvación de un peligro, un último recurso. También otros interpretaron la puerta por la muerte. Ben Sirin dijo:
“si alguien soñó salir por una puerta y se asomó a un vergel florido o a un campo verde y alegre, esta visión le anunciará una muerte feliz y otra vida mejor en el Reino de Dios; mas si no vio, al salir por la puerta, sino oscuridad y olor putrefacto, será señal de una perturbación mental a raíz de sus errores y pecados, y una condena para purificarse en el reino de las sombras...”
Abrir una puerta en el sueño es un respiro o un desahogo, y que las cosas marchan bien. Cerrarla es pasar zozobra, penas, estrecheces en la vida. Asimismo indica salud pese al mal rato por el cual tendrá que pasar. Ver en el sueño abrirse las puertas del cielo, es signo de que nuestras oraciones fueron oídas, o una advertencia para los reincidentes. Una puerta secreta bien disimulada significa que el dueño de casa es muy reservado, precavido; que con su arte e inteligencia logró su propósito.
Ver la puerta secreta expuesta a los ojos que no deben verla, es una revelación de secretos o descubrimientos de las intimidades. Puede también la puerta secreta traducirse por fortaleza moral del dueño o de la mansión “buenas relaciones entre él y Dios, vida ascética, dedicación a cultivar su vida interna”. Una puerta nueva en la casa del que sueña, es para él un anuncio de buena salud. La dificultad de cerrar la puerta de su casa, presagia al soñador, disgustos con la esposa. Entrar por una puerta y cerrarla es salvarse de un peligro. Entrar de sorpresa por una puerta es triunfo sobre el enemigo. Ver su puerta sustituida por otra, es señal de que venderá dicha casa.
La puerta, como el puente, es un lugar de paso; pero aquí no hay conflicto sino disyuntiva: se trata de saber si la cruzaremos o no. Por ello los sueños de puertas suelen ocurrir cuando nos hallamos en situaciones criticas o en vísperas de un cambio, y el que esté cerrada o abierta, y en este último caso lo que veamos al otro lado de la puerta nos dará la solución de dicha crisis.
Una puerta abierta es una invitación a franquearla, sea cual sea la crisis, material o espiritual, en que nos hallemos; el paisaje que se percibe a través de la puerta nos dirá si la crisis es para bien o para mal pero, casi siempre, una puerta abierta es como una luz en las tinieblas.
Si en cambio la puerto es muy baja, muy estrecha, y nos vemos dificultados para pasar por ella, es que la solución a la crisis impone algunos sacrificios; a lo mejor debemos renunciar a parte de nuestra propia carne, de nuestra materialidad para lograrlo. Y si la puerta está cerrada y no se abre cuando llamamos es que todavía no ha llegado el momento de la solución definitiva.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?