Soñar con Parto

Sueños | 09/07/2009 | 7.57 / 10 | Comentarios

Como ya dijimos al hablar del NACIMIENTO, debemos distinguir entre los sueños de parto y los de nacimiento o de niños recién nacidos, pues en los sueños de parto lo que importa, o mejor dicho, lo que presenciamos es el acto físico del nacimiento, y no la fiesta que suele acompañarlo. Y tampoco el recién nacido centra el interés del soñador.
Ante todo, hay que tener en cuenta si se está esperando un nacimiento en la familia, en cuyo caso el sueño carece de valor profético por tratarse del traslado a los sueños de la natural expectación e inquietud que la situación produce en todos, especialmente en los padres.
De no ser así, es que algo que se hallaba gestando en el interior del soñador pugna por salir, por materializarse, y tanto puede ser el final de un período vital, el inicio de una nueva etapa de la propia personalidad, como un hijo del espíritu: una idea, un proyecto, una obra en la que se han depositado todas las esperanzas, en la que se ha trabajado intensamente y está a punto de convertirse en realidad.
Lo curioso de estos sueños es que la parturienta también puede ser "parturienta", pues pueden tener ambos sexos. En las mujeres sin hijos estos sueños suelen presentarse en la edad madura, cuando una vez perdidas las esperanzas de ser madres deben buscarse otros objetivos vitales, lo que comporta todo un cambio trascendental en la personalidad. En cambio, en los hombres, cuando lo que se va a parir es una creación del espíritu, el parto a veces tiene lugar por los sitios más inverosímiles, como puede ser la cabeza o el pecho, como si quisiera dejar constancia de qué es lo que más ha influido en la gestación de la obra.
En todos estos sueños hoy que tener en cuenta si el parto es feliz y sin contratiempos lo que es un magnifico presagio para la que se pare o si es problemático y requiere ayudas exteriores (fórceps, cesárea, etc.), lo que indicaría que la cosa se realizara, pero con grandes complicaciones y dificultades. Si el parto se malogra es que lo que esperábamos abortará sin poder ser realizado.

Ver un parto:
Para un hombre: señal de desgracia para un pariente cercano. Separación, ruptura con su esposa.
Para una mujer: signo de buena suerte y de éxito para su familia.
Para una persona pobre: presagio feliz.
Para una persona acomodada: mala señal.
Asistir a un parto con éxito: alegría y felicidad.
De un varón: gran alegría en el hogar. Buena suerte en las finanzas.
De una mujer: pérdida de bienes, fracaso, mala suerte.
Asistir a un parto doloroso, difícilmente logrado: penas, pesares, enfermedades.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?