Soñar con Oro

Sueños | 09/07/2009 | 7.65 / 10 | comentarios

Tendrá un éxito extraordinario en todas sus empresas.

Su talento le facilitará el acceso a la riqueza y los honores. El oro, según unos intérpretes árabes, predice una cosa abominable y una pasión por la vida material. Una pulsera de oro que en el sueño se lleva puesta, se traduce por herencia. Usar alguna prenda de oro es emparentarse con gente que no es de su categoría. Recibir un lingote de oro es: pérdida de dinero, pena, caer en desgracia en las manos de las autoridades y ser castigado con multas. Otros intérpretes dijeron que recibir una pieza de oro en el sueño es ser exaltado a altas posiciones. Encontrar, en el sueño, una pieza de oro despedazada o en estado sano, es llegar hasta la presencia de un rey, un presidente o un gobernador. Fundir oro en el sueño es señal de un mal mayor; ver su casa hecha de oro, predice su incendio; tener las manos llenas de oro es la parálisis de las mismas. Ojos de oro; ceguera; llevar una condecoración de oro o plata es un cargo de confianza. Otros dijeron: ver oro en el sueño significa: gozo, alegría, fortuna, buenas obras, ciencia, orientación hacia el bien, padres e hijos. Ver que el oro se transforma en plata: cambio radical en la vida de uno, es decir de más en menos y viceversa.
Ver cosas doradas se traducen por actos de corto alcance, cambio y mudanza en la vida económica, olvido, etc.
EI oro simboliza todo lo superior, la luz, el conocimiento, la riqueza, la perfección y la irradiación; y simboliza también el valor permanente e inalterable de los bienes espirituales y la suprema iluminación.
Pero si el oro como metal y como color es el símbolo de lo superior, cuando lo mercantilizamos al convertirlo en moneda se pervierte y convierte a la moneda de este metal en un símbolo de perversión y exaltación de la concupiscente.
Y lo mismo ocurre en el mundo de los sueños, en que el oro sólo constituye un buen presagio cuando lo encontramos, especialmente si es en forma de un TESORO pero sea en la forma que sea, hallarlo sin buscarlo siempre pronostica bienestar y provecho.
En todas las demás formas en que el oro aparece en los sueños nos muestra su aspecto negativo, pues siempre lleva implícito el deseo material de poseerlo, y no el lado espiritual y místico de su simbolismo. Veamos algunos ejemplos:
Soñar que buscamos oro excavando en el suelo nos indica que nuestros deseos no llegarán a realizarse, dado que buscamos la fortuna y la felicidad en un lugar equivocado. Si lo buscamos entre las arenas de un río es que no estamos seguros de la bondad de nuestros sentimientos y se hace necesario revisarlos cuidadosamente para ver cuánto de bueno (oro) y cuánto de malo (arena) existe en los mismos.
Soñar que fabricamos oro indica que en la vida estamos perdiendo el tiempo en fantasías y falsas ambiciones en lugar de emplearlo en cosas de provecho. Gastarlo o perderlo nos anuncia que seremos estafados o despojados de nuestros bienes.

Ver oro: presagio de éxito, de honores, pero también de desavenencias y conflictos.
Comprar oro: preocupaciones, trastornos, maledicencia, celos.
Poseer oro: mejora en sus condiciones de vida. Actividades fructíferas y rentables.
Atesorar oro en cantidad: fortuna, riqueza, prosperidad, soledad moral, angustia.
Encontrar oro: goces efímeros, apremios inminentes.
Robar oro: desavenencia familiar, conflictos profesionales.
Joyas de oro: orgullo y vanidad.
Vajilla de oro: fortuna y poder.
Objetos fabricados con aleaciones: hipocresía, falsedad, pérdida de estima, problemas de dinero.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?