Soñar con Nubes

Sueños | 09/07/2009 | 7.57 / 10 | comentarios

Las nubes negras y pesadas auguran tiempos difíciles.

Si llueve, se anuncia enfermedad y problemas. Las nubes iluminadas por el sol anuncian éxito tras los problemas Las nubes vistas en el sueño hablan de la fe en la Misericordia y Gracia de Dios, del hombre sabio, generoso, intelectual. Puede traducirse por ejércitos, muchedumbres, caravanas o rebaños que pacen, o buques que navegan en el mar, una mujer encinta, lluvias, tormentos que podrán venir de un gobierno despótico —si las nubes son negras que amenazan con descargas eléctricas. Ver penetrar las nubes en su propia casa: buen augurio, dicha y anuncio del embarazo de la esposa. Verse viajando sobre las nubes predice casamiento feliz, o viaje de provecho u obtención de méritos intelectuales o conducción de ejércitos, elevación jerárquica, etc. Ver formarse nubes y acercarse al lugar donde se halla el que sueña, predice la llegada de ejércitos, caravanas, gentío, aluviones, mangas d langostas, cismas, invasión, pestes, anuncio de muerte, si las nubes se presentan amenazantes. Otros)oniromantas dijlron que las nubes simbolizan un gobierno justo,)ecuánime, elemente, sabio; empe{o si son negras!predicen Poder.)Edificar sobre las nubes: vivir una vida jerárquica y alejada de los vicios. Tener en las manos un poco de nubes que gotean agua es hablar con inspiración y elocuencia. Ver caer de las nubes dinero: sabiduría y enseñanza moralizadora. Ver nubes sin agua: gobierno cruel e injusto, comerciante que no cumple, un educador que no enseña. Otros dijeron que las nubes son reyes, gobiernos, etc., que practican el bien desinteresadamente. Oír una voz desde las nubes: buen augurio. Nubes negras o blancas que luego dan lluvias: felicidad en las comarcas. Nubes en su estación debida predicen bienestar general. Nubes rojas son desgracias, enfermedades, insurrección. Nubes bajas y tenebrosas vaticinan pesadumbres, penas y aflicciones, estrechez y temores.
Las nubes blancas en el sueño son signos de laboriosidad; las rojas sin lluvia, anuncian dejadez, flojedad, molicae, ataques imp{evistos Las espesas muy negras vaticinan temores, aflicción, penas. Ver taparse)el sol con nuber es señal de enfermedades, destitución de un alto jefe de la región.
Por una parte, la nube es uno NIEBLA que procedente del pasado nos impide ver el cielo y pende sobre nuestra cabeza como una amenaza latente y desconocida que nos coarta e impide actuar.
Por otro parte, la nube está formada por millones de gotitas de agua que, procedentes del pasado, se están concentrando para constituir como un océano superior que mañana caerá sobre nosotros en formo de lluvia fecundadora o de tempestad arrastradora.
Este sentido siempre permanente en todos los simbolismos de la nube de un pasado que se convertirá en futuro, y que mientras no llegue sólo nos queda el esperar, es el que ha hecho que en el antiguo simbolismo cristiano las nubes sean asimiladas a las profecías, que nos llegan del pasado y se están gestando en cielo para cumplirse mañana, cayendo sobre nosotros.
En los sueños, las nubes simbolizan que nuestra situación actual se halla paralizada, coartada por nuestras acciones pasadas, o que estamos justificando nuestra actual falta de iniciativa y creatividad atribuyéndola a la necesidad de corregir pasados errores.
También el aspecto de las nubes es importante, pues si se trata de nubes ligeras que pasan raudas por el cielo sin llegar a cubrirlos ni ocultar la luz del sol se limitará a anunciarnos una época muy movida y llena de altibajos. Pero conformen crecen el espesor y la negrura de las nubes, mayor es la gravedad del presagio, que en el caso de ser muy densas y oscuras nos vaticinan perplejidad, preocupaciones y miedo.
Siempre que en el sueño quede un resquicio entre las nubes por el que penetre algún rayo de sol, indica que la esperanza permanece viva y que al final se disiparán todas nuestras dudas y conclusiones actuales.
Según el aspecto de esas nubes en el cielo, su volumen, su densidad, usted vivirá circunstancias favorables o desastrosas con las que deberá convivir por algún tiempo.
Blancas, ligeras, espaciadas: momentos apacibles y felices. Serenidad. Tranquilidad en el hogar. Gozo afectivo. Felicidad familiar.
Numerosas, oscuras, espesas: deterioro en sus condiciones de vida. Problemas, trastornos, incertidumbre y angustia.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?