Soñar con Niños

Sueños | 09/07/2009 | 7.41 / 10 | comentarios

Ver niños guapos es símbolo de prosperidad y alegría.

Ver niños enfermos indica buena salud para sus hijos pero también otros problemas que le preocuparán. Dos son las facetas que se presentan en los sueños de niños: la primera es la del recién nacido como principio, génesis o nacimiento, y la segunda de infancia, de regresión a un estado anterior de mayor simplicidad.
Como recién nacido, el niño es un símbolo de futuro, de lo que empieza y debe evolucionar hasta la plenitud. Es el estado edénico del hombre antes del pecado original simbolizado repetidamente como el estado embrionario de la humanidad.
Psicológicamente, el recién nacido es el hijo del alma, una fuerza o idea que nace y despierta a la vida. Por ello, soñar con un niño, un recién nacido, es algo positivo y favorable que revela que se está produciendo una metamorfosis espiritual o mental.
Los sueños de recién nacidos cuando se tienen en la edad fértil, cuando empieza la plenitud de la vida, suelen referirse a lo deseada maternidad. Pero una vez llenados los objetivos naturales se presenta la necesidad de conformar la verdadera y definitiva personalidad, y es entonces cuando vuelven a ser frecuentes los sueños de recién nacidos, como simbolizando el nacimiento de la madurez interior. Lo que se pare entre dolores, o se sueña ya recién nacido, es la propia personalidad o los proyectos de vida definitivos.
En cambio, el niño como símbolo de infancia es un sueño de regresión, de huida hacia atrás, a una época en la que vivíamos en un mundo que nos amaba, sintiéndonos protegidos en el hogar, sin preocupaciones ni responsabilidades. A veces nos atenaza la angustio mientras soñamos, y es que nuestro propio inconsciente nos está advirtiendo de lo utópico de esta fuga al pasado.
Pero otras veces los sentimientos que acompañan al sueño son positivos y el sueño también lo es. pues lo cierto es que en el curso de nuestra vida nunca hemos empleado todas nuestras facultades, por lo que una parte de las mismas sé mantiene latente en nuestro interior asociadas a las imágenes de la infancia. Es entonces al soñar que nos encontramos en el lugar de nuestra infancia, cuando volvemos a conectar con nuestros orígenes.
Estos sueños en los que nos vemos como adultos, tal y como somos ahora, pero en el escenario de nuestra infancia, nos proporcionan datos que teníamos olvidados, nos facilitan la comprensión de tensiones y complejos latentes; entonces el sueño puede indicar una victoria sobre la complejidad y la ansiedad; ser un paso más en la conquista de la paz interior y la confianza en nosotros mismos.

Soñar con niños: es un presagio de felicidad y alegrías familiares, de satisfacciones, sentimientos afectivos profundos, serenidad en el hogar.
Por el contrario, ver niños enfermos, de aspecto pendenciero, coléricos, huraños, con heridas pro caídas o riñas, o llorando por una razón cualquiera, no sería una señal favorable: dificultades próximas, disensiones incomprensibles, desavenencias en el hogar, conflictos afectivos graves.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?