Soñar con Manzana

Sueños | 09/07/2009 | 7.21 / 10 | comentarios

Sus esperanzas se cumplirán.

Se anuncia paz, prosperidad y buena fortuna. Será un mal augurio si la manzana está podrida, verde o es imperfecta en algún sentido; en este caso, significa que todos sus proyectos fracasarán. Las manzanas son en el sueño hijos y caras hermosas. Se interpretan también por la energía vital del hombre, su fuerza viril y un anuncio de buen augurio. Para un rey la manzana es su propio reino, para un comerciante es su negocio, y así es para el que cultiva la tierra.
La manzana dulce es ganancia lícita, no así la manzana agria. El manzano significa un hombre piadoso y de buenos intenciones, bondadoso y sociable. Plantar un manzano es criar y cuidar un huérfano; comer una manzana en el sueño se traduce por una estafa que dará lugar a un comentario público; cortarla es recibir dinero de un hombre honorable. Contar manzanas es lo mismo que contar dinero; oler una manzana en un templo es casamiento. Cuando una mujer huele una manzana en un lugar familiar, tendrá un hijo varón y de bello semblante. Morder una manzana es obtener mucho bienestar. La manzana representa asimismo amigos y el deseo sexual. El árbol es signo de temor; la fruta agria vaticina: dispersión, perjuicio y baraúnda.
Por su forma esférica la manzana es símbolo de totalidad y, como todas las frutas dulces, de placeres terrenales. Pero si cortamos transversalmente la manzana nos aparece una estrella de cinco puntas, símbolo del conocimiento. Bajo estas coordenadas, la prohibición de comer la manzana hecha a Adán y Eva sería una advertencia contra el conocimiento y abuso de los placeres terrenales que les arrastrarían hacia una vida materialista, opuesta a la vida espiritual y con esta advertencia divina se añade otro símbolo: el de la necesidad de escoger.
En los sueños, la manzana simboliza todo esto, y si comemos una manzana es que escogemos el goce de la vida material, que será plena y gozosa, aunque superficial si la manzana está madura y sabrosa; pero llena de trabajos, dificultades y dolores sí esta verde; o si ya está pasada por demasiado madura nos amenaza con engaños y desengaños.
Si nos limitamos a verla, pero no la comemos, es que escogemos otra especie de felicidad, más pura, más duradera, más profunda y más espiritual.
Hermosas, de colores frescos, maduras: goces afectivos. Los sentimiento sinceros y profundos tendrán una feliz culminación. Su corazón se sentirá colmado y se cumplirán sus esperanzas y deseos.
Verdes, ácidas: decepción. Disputas y peleas.
Con gusanos, podridas, deterioradas: separación afectiva. Tristeza. Desasosiego.
Cortarlas: separación afectiva. Alejamiento de una persona amada.
Pelarlas: descubrirá el otro lado del asunto.
Cocidas: problemas de salud.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?