Soñar con Fuego

Sueños | 09/07/2009 | 7.75 / 10 | comentarios

El fuego anuncia buenas noticias, advertencia, guerra, sufrimiento, poderío, prisión, pérdida material, faltas y pecados y Gracia.

El fuego chispeante con crujido de cosas que se encienden, presagia rebelión cuyo perjuicio será conforme al causado y visto en el sueño. Ver dos fuegos uno frente al otro, predice dos ejércitos que se aprestan para atacarse; pero el ejército que mayor leña o combustible tuviera, sería el más fuerte y de mayor número de soldados. El viento en esta visión tiene su importancia, lo mismo el agua. El fuego pasional es amor triunfante. El humo aumenta también la tragedia en la vigilia. Encender fuego en una noche tenebrosa con propósito noble y de orientación, es signo de jerarquía moral y política; mas encendiendo fuego sin que hubiera oscuridad, predice cisma y malas intenciones.
El fuego encendido de día, visto en el sueño, desde luego, presagia guerra y revueltas; encendido de noche, es signo de seguridad y de sosiego.
Anuncia riqueza para el hombre que sueña hallarse calentándose al lado del fuego. Comer o tragar fuego presagia que el que así sueña despoja a los huérfanos de sus bienes. Verse condenado al suplicio del fuego significa prisión; entrar y salir del fuego es una buena predicción. Ver a alguien entrar en el fuego por condena y suplicio, ese hombre condenado así perderá su fortuna, y en la vigilia cometerá faltas graves que le harán sufrir moralmente. Sufrir el castigo del fuego en el sueño, predice que el durmiente se verá pronto envuelto en una revolución. Arrimarse al fuego sin quemarse, ese hombre que así sueña cumplirá con su palabra empeñada. Los granos que se queman en el sueño sufrirán aumento de precio. Lo mismo otras clases de mercaderías Ver que un fuego arrasó con lo que había a su derredor, predice injusticia del gobierno. Cuando un gobernante no logra encender fuego en el sueño, será destituido de su cargo. Fuego sin humo en el umbral de una puerta, es signo de viaje, casamiento o mucho trabajo.
El que sueña con fuego sobre la palma de sus manos, tendrá contrariedad y desgracias (Este sueño es más para los escritores, artesanos y amanuenses). El fuego en la boca es pena y pesadumbres. Un fuego devastando ciudad, seguido de ruido, predice guerra, pestes y otras desgracias. Ver fuego caer del cielo es signo de desgracias mayores; verlo caer y no causar daños: desobediencia y erturbaciones morales. Prender fuego para calentarse en compañía de otros: sustento logrado mediante discusiones verbales. Asar carne y comerla en esa misma circunstancia: ganancia diaria con pesares y fatiga. Cocinar una comida al fuego directo en una olla es un buen augurio.
Ver parte de su camisa o unas prendas personales quemarse en el fuego: desgracias menores. Verse alcanzado, sin quemarse, por lenguas del fuego; el durmiente sufrirá calumnias. El fuego brillante es una seguridad para el miedoso y un acercamiento hacia las altas autoridades Encender fuego frente a la puerta del gobernante, anuncia poder y alto cargo. El soñador que sueña ver salir fuego de su casa, es un buen negocio,.prosperidad en la profesión, cargo de significación. Ver caer fuego en la propia casa, es signo de fertilidad de su tierra sembrada. Ver salir fuego de su casa, alumbrando la estancia con fulgores y vivos resplandores, predice que su esposa dará a luz un varón que será querido y admirado por todo el mundo, y será feliz al lado de su esposa. Encender fuego en lo alto de la montaña anuncia que el durmiente estará más cerca de la Verdad y obtendrá sus anhelos; mas si el que así sueña se halla ausente de su casa, volverá muy sano y feliz. Estallar el fuego dentro de la casa del soñador: es su destrucción. Ver fuego en el desierto: amenaza de guerra. El fuego que cae en la casa del durmiente y no la quema anuncia allanamiento de la misma por la policía. Prender fuego entre la gente es enemistarse con ella y provoca discordia entre sí. Verse dentro de la llama y no sentir su efecto el soñador recibirá la Gracia y la Bendición de Dios para propagar la verdad y derrotar a los enemigos del Bien. Fuego apagado: rebelión sofocada en ese mismo lugar. Apagarse un fuego en un jardín, presagia la muerte del dueño o de algún miembro de la familia. El estallido de fuego en una ciudad predice la muerte de su alcalde, desgracia ingentes. El fuego que se apaga en un brasero y se vuelve ceniza es signo de pobreza y crisis en los negocios. El fuego en el invierno es signo de abrigo y manjar agradable.
Junto al Aire, el Agua y la Tierra, el Fuego es uno de los Elementos arquetipos del universo y simboliza al espíritu y a lo espiritual.
Su llama, fusión de Fuego y Aire, simboliza el intelecto. Así, la llama sin humo que ilumina y sube recta hacia el cielo simboliza el impulso espiritual, el intelecto que ilumina al servicio del espíritu. Pero la llama vacilante que se mueve a impulsos del más ligero movimiento del aire es el intelecto que se olvida del espíritu y no sabe a donde se dirige. Y el fuego humeante y devorador, todo lo contrario de la llama iluminadora, simboliza la pasión exaltada, el fuego infernal y todas las formas de regresión psíquica.
Junto al Agua, representa las pasiones, especialmente el amor y el odio, es decir, las más constructivas y las más destructoras y, al igual que el Agua, es un símbolo de purificación; pero mientras que la purificación por el Agua es la purificación del deseo hasta alcanzar su forma más sublime, la bondad, la purificación por el Fuego lo es por la comprensión hasta su forma más sublime; la luz de la verdad, la Iluminación.
Sentadas las bases de la interpretación simbólica, pasemos al estudio práctico de los sueños de fuego.
Si soñamos con un fuego pequeño o moderado, pero bien encendido y sin humos, representa el deseo y la ternura, de calor humano, a la vez que presagia salud, éxito y una felicidad apacible. Los fines últimos de soñador serán puros y espirituales si las llamas suben rectas al cielo, o materiales y humanos si estas vacilan al menor impulso del viento.
Sí el fuego es demasiado fuerte y vivo, existe el peligro de disputas, pasiones y cóleras que pueden desencadenar pérdida de bienes de felicidad. El fuego que quema mal y produce mucho humo, lo que anuncia son traiciones, tristezas, problemas y enfermedades, tanto del cuerpo como de la mente y espíritu.
Sentirnos amenazados por las llamas denota el miedo a afrontar una empresa que sabemos que no es conducida con plena honradez, lealtad. Avanzar impunemente entre las llamas refleja la firme decisión de superar todos los obstáculos, así como el ardiente deseo de alcanzar la meta propuesta.
En cuanto al significado sexual atribuido a los sueños de fuego, debemos reconocer que es real en lo que se refiere a sexualidad, mayor menor según lo sea el fuego, pero no como revelación de deseos sexuales. Únicamente en aquellos sueños en que avivamos el fuego tiene relación directa con los deseos sexuales o los deseos de venganza.
El presagio dependerá de las características del fuego. En ese punto examinaremos sólo el fuego de carácter utilitario, domésticos, reconfortante. Deberán consultarse otras definiciones según el contexto del sueño: llama e incendio.
Encender un fuego: noticias agradables y tranquilizadoras.
De pequeña dimensión: sus propósitos y sus perspectivas serán modestos.
De gran envergadura: desahogo financiero, riqueza, prosperidad. Usted tiene ambiciones y fuerza de voluntad.
Quemarse con él: contrariedades en los negocios; proyectos mal definidos, errores en la apreciación de sus ideas, pérdida de dinero.
Apagarlo: fracaso en sus empresas, decepción y amargura, riesgo de enfermedad.
Que despide humo: desavenencias, peleas, oposiciones.

Te gusta
¿Te gusta esta web?
¿Has soñado esto? ¿cuéntanoslo?